News

'No significa no': cómo Portugal resistió a la extrema derecha, pero por poco

Cuando en las elecciones de marzo en Portugal el partido político de extrema derecha Chega cuadruplicó su representación parlamentaria de 12 a 50 escaños, una conclusión pareció abrumadoramente obvia. De la noche a la mañana, parecía como si el país más occidental de Europa se hubiera convertido en la última línea de frente del continente entre partidos populistas y ultraconservadores que disfrutaban de un apoyo creciente y formaciones centristas más tradicionales que enfrentaban un respaldo de los votantes que se desmoronaba.

El terremoto electoral de Chega –y la más estrecha de las victorias de la coalición de centroderecha Alianza Democrática (AD) sobre los socialistas en el poder por sólo 80 escaños contra 78– mostró cómo el apoyo de los votantes a los dos partidos principales había caído a su nivel más bajo desde 1985. Pero cuando se trata de gobernar el país, aunque con un apoyo mucho más inestable del que les gustaría, por ahora el establishment político de larga data de Portugal sigue al mando.

El 2 de abril, Luis Montenegro, cuyo conservador Partido Socialdemócrata (PSD) constituye el principal componente de AD, prestará juramento como líder de un nuevo gobierno minoritario, y lo hará sin contar con el apoyo parlamentario predeterminado de la extrema derecha. “chico nuevo en el bloque político”.

“Se prevé que gobernar en las circunstancias actuales será un desafío”, advierte Sofia Serra-Silva, politóloga del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa. “El nuevo gobierno navegará en un parlamento fragmentado, con el Partido Socialista fuertemente establecido como oposición y Chega ejerciendo presión desde la derecha. Para AD, conseguir una mayoría simple será una tarea compleja”.

Así pues, mientras el PSD celebra su regreso al poder por primera vez desde 2015, la cuestión de cómo un gobierno minoritario de centroderecha legislará con éxito sus políticas (evitando al mismo tiempo un acuerdo de poder compartido con Chega) será fundamental para la política del país. futuro.

Ese dilema, a su vez, se superpone con una segunda cuestión, más profundamente arraigada: ¿cómo manejará un establishment político con un caso aparentemente crónico de apoyo electoral fulminante el aparentemente implacable ascenso de Chega en las encuestas?

Los partidarios del partido de extrema derecha Chega reaccionan a las primeras encuestas a pie de urna durante las elecciones generales en Lisboa, Portugal, el 10 de marzo de 2024. [Pedro Rocha/Reuters]

El 'cordón sanitario' es improbable

Ambas situaciones tienen paralelos en toda Europa, pero Serra-Silva sostiene que la idea de un “verdadero cordón sanitario, es decir, una falta total de cooperación” –como es el caso en Alemania, por ejemplo, entre los partidos tradicionales y la extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) – “En Portugal parece poco probable”.

“A pesar de la afirmación de campaña del líder del partido de centro derecha de que no habrá coalición con Chega, las opiniones internas y colaboraciones pasadas, como el apoyo de Chega al PSD en Azores, sugieren una postura más matizada”.

“La declaración de 'no significa no' [by Montenegro] Se refiere únicamente a la formación de gabinetes, sin excluir otras formas de cooperación”.

Mientras tanto, en algunos sectores está aumentando la preocupación de los votantes de base sobre cómo las ideas de Chega se están volviendo cada vez más comunes, paralelamente a su fuerte aumento en la influencia política.

“Estoy preocupado por el resultado de las elecciones, pero también porque creo que la actitud de los portugueses hacia este tipo de política está cambiando un poco”, afirma Alexandre Pinto, profesor de idiomas en Lisboa.

“El tabú de mostrar actitudes racistas o xenófobas está desapareciendo y el resultado final es Chega. Por supuesto, estas cosas no cambian abruptamente. Pero tal vez lo que estaba oculto ahora se haya vuelto más abierto”.

Si bien Serra-Silva dice que es muy poco probable que se establezca un cordón sanitario claro en la política parlamentaria, Pinto sostiene que, en un nivel práctico, se necesita algún tipo de acuerdo entre los partidos tradicionales para manejar el ascenso de un partido tan notoriamente volátil como Chega.

“Yo no lo llamaría cordón sanitario: los socialistas ya han tenido esa discusión. Pero cuando se trata de políticas sólidas para defender los valores democráticos, creo que se debe llegar a un entendimiento entre los dos partidos tradicionales, porque, básicamente, no sabemos qué hará Chega”.

Los acontecimientos ocurridos en el parlamento de Portugal la semana pasada, donde Chega dio marcha atrás en un acuerdo con el PSD por sus votos para presidente y vicepresidente parlamentarios (cargos de importancia en gran medida simbólica) ponen de relieve las complejidades que enfrenta el gobierno a la hora de negociar acuerdos, dice Serra-Silva, y “muestra cómo la extrema derecha ha alterado el tradicionalmente estable sistema bipartidista de Portugal”.

Por otro lado, Serra-Silva sostiene que históricamente ha resultado posible encontrar puntos en común en numerosas cuestiones políticas para los dos partidos principales, el PSD y los socialistas. Señala una oferta socialista de apoyo el 19 de marzo para una rectificación del Presupuesto Estatal de 2025 con el fin de priorizar el bienestar de los trabajadores clave del sector público como una de las áreas donde se podrían cerrar nuevos acuerdos potenciales.

Según Serra-Silva, la estrategia futura de Luis Montenegro apunta a eludir el parlamento cuando sea necesario y gobernar por decreto, “lo que refleja una respuesta práctica a los obstáculos legislativos”.

“Sin embargo, este enfoque tiene sus limitaciones, como lo demuestran las recientes dificultades encontradas durante la elección del presidente del Parlamento”, afirma Serra-Silva. “Dadas estas limitaciones, surge la pregunta: ¿Buscará Montenegro el apoyo de Chega o de los socialistas?”

luis montenegro
El líder del Partido Socialdemócrata (PSD) y de la Alianza Democrática (AD) de Portugal, Luis Montenegro, reacciona tras el resultado de las elecciones generales en Lisboa, Portugal, el 11 de marzo de 2024. [Pedro Nunes/Reuters]

¿Pueden las mentes encontrarse?

Mientras tanto, la idea de utilizar la persuasión y el debate para permitir que la sociedad absorba las ondas de choque causadas por la extrema derecha también tiene sus partidarios en las bases. Entre ellos se encuentra el Dr. Francisco Miranda Rodrigues, presidente de una de las principales asociaciones de profesionales de la salud mental de Portugal, la Ordem dos Psicologos Portugueses.

“Si queremos que ideas más progresistas tengan cabida en el futuro, tenemos que lidiar con un contexto en el que hay mucha gente que no piensa de manera progresista”, argumenta.

“Si simplemente luchamos contra esto, en lugar de hablar con otras personas que piensan de manera diferente, estamos haciendo justo lo contrario de lo que queremos que suceda. Simplemente estamos añadiendo más leña al fuego y vamos a hacer que ambas partes sean más extremas”.

Su idea de que no es de ninguna manera imposible que la sociedad en general entable un diálogo con los votantes de Chega –y tal vez devolverlos a la política dominante en el proceso– ya estaba en circulación la noche de las elecciones. Incluso cuando llegaron los votos, señala Pinto, el líder del Partido Socialista, Pedro Nuno Santos, dijo que si bien más de un millón de personas habían votado por un partido de extrema derecha por primera vez, su apoyo tenía elementos de un voto de protesta, no porque necesariamente de acuerdo con las políticas xenófobas de Chega. “Me gustaría pensar que tiene razón”, añade irónicamente Pinto.

En Portugal, una prueba clave del potencial del gobierno para llegar hasta el final será la aprobación del presupuesto estatal para 2025 este otoño. “Conseguir una mayoría absoluta para lograrlo será un desafío”, afirma Serra-Silva. Pero incluso antes de eso, en las elecciones de junio en la Unión Europea, el aumento de la popularidad de Chega probablemente contribuirá a los avances previstos de la extrema derecha en todo el continente.

“Los datos de las encuestas a pie de urna de las últimas elecciones nacionales en Portugal indican que muchos de los votantes de Chega procedían de la abstención, lo que los convierte en votantes irregulares y genera incertidumbre sobre su participación en junio”, concluye.

Pero a pesar de esto, añade, la expectativa predominante es que Chega consiga algunos puestos de eurodiputado, lo que contribuirá al anticipado ascenso de la derecha en las elecciones al Parlamento Europeo. “Las encuestas sugieren un impacto significativo, con predicciones de que la derecha nacionalista y la extrema derecha podrían obtener casi una cuarta parte de los escaños en junio”.

En cuanto a si la situación actual de Portugal con Chega puede ser una lección para la democracia europea, Pinto dice: “Creo que esa es la pregunta del millón. En España, digamos, [hard-right party] Vox no es tan relevante como antes, pero si nos fijamos en Francia o Italia, la extrema derecha está aumentando y parece haber llegado para quedarse”.

“Me gustaría que los moderados y demócratas extranjeros aprendieran de lo que pasó en Portugal, pero creo que tenemos que ver que la extrema derecha es más relevante de lo que era. No sé si esos vientos de cambio podrán parar ahora”.

Source link

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button